Walter Browning, el “Virrey de Huelva”, soberano sin corona pero con todo su poder. Un auténtico monarca déspota, autoritario y que gustaba de trabajar sin ayuda. Con fama de jinete experto y protegido por su rifle Winchester, su guardaespaldas, el revólver mexicano y, casualidades, por una automática con su apellido.

Un paseo con Mr. Browning es un viaje al pasado, un ejercicio con el que experimentar la convivencia real entre dos mundos antagónicos: el que se vivía protegido por los muros del pequeño barrio de Bellavista con las costumbres y modos de vida británicos, y el de los obreros que miraban desde el otro lado camino del tajo, de la mina.

David Avery, comenta que se recuerda en Riotinto a Mr. Browning con admiración y respeto. Con los estudios más recientes, se le deben añadir, además, los conceptos de miedo y dolor.

Conocer este personaje es clave para interpretarlo, así que te ofrecemos dos visiones, dos opiniones que recorren su historia desde puntos de vista opuestos: el analítico y el sentimental.